martes, 9 de septiembre de 2014

¡Gracias por acompañarnos en la exposición!.

Estas fotos son más ‘una ocasión de’ que una ‘finalidad’. Enseñan que el esfuerzo personal es insustituible para llegar a alguna meta en la vida.


Pero no de cualquier modo ni como sea. 
En este punto intervienen las virtudes humanas que controlan el esfuerzo hacia la meta haciendo sobresalir el intento por encima del éxito. 
Esto es el premio.

Las subidas al Aneto, como podrían ser a otros picos, han sido ocasión de inculcar valores que se convierten en virtudes humanas en la práctica, destacando en primer lugar la amistad, que es el eje de todas las demás, y la deportividad. Hemos centrado la exposición en algunos tres-miles de los que destaca el Aneto, por la frecuencia al que hemos subido.


¿En qué se inspiran estas excursiones, campamentos de media y alta montaña, reflejadas en esta exposición de fotos?,en la deportividad que no es algo que solamente llega a la forma física o al éxito personal, sino a tantas facetas de la vida como decíamos. Hay que educar en la deportividad.

Pep Catañà Pons.